Mitos y verdades sobre machismo y comportamientos masculinos

¿Son todos los hombres realmente tan complicados, tan infieles, tan poco sensibles? Atrévete a conocerlos mejor: te aseguramos que te sorprenderás.

Un soltero jamás se compromete

Lo cierto es que por cada hombre que se aterra ante la idea del compromiso, hay por lo menos seis más que sueñan con pedir la mano de su amada y compartir el resto de sus vidas con ellas. El caso es que muchos de ellos aseguran que las mismas excusas con las que los mandaron a freír espárragos, son las mismas que los hombres que le tienen fobia a los compromisos darían, dada la circunstancia.

Entonces, para revisar, pregúntate más bien para la próxima si tu propia fobia femenina tiene que ver con cierta cobardía o si de verdad piensas que ese hombre al que acabas de rechazar no era el apropiado para ti.

El infiel nunca deja a la esposa por la amante

Este mito es muy cierto, tanto que según mis encuestados, los que se van de sus hogares, en su mayoría lo hacen porque somos nosotras las que los dejamos o las que les pedimos que lo hagan. A ellos casi nunca se les ocurre dejarnos aunque hagan todo lo posible para que lo hagamos. Por cobardía, por comodidad o por la razón que sea, he descubierto que es muy poco probable que un hombre común y corriente no sepa diferenciar entre un hogar y una aventura. Los que sí se atreven, sin embargo, lo hacen más por obligación que por verdadera convicción.

Ellos SIEMPRE quieren sexo

Una cosa es creer la estadística, que asegura que todos los hombres piensan en sexo por lo menos una vez cada siete segundos, y otra muy distinta es comprobar que pensar es lo mismo que “querer”. En lo que sí hicieron énfasis, para que nos quede claro, es que cuando ellos no quieren generalmente no es por culpa nuestra, sino por algo relacionado con el estrés, el trabajo u alguna preocupación que ronde sus cabezas.

También podría presentarse el caso que no quieran tener sexo con nosotras, sino con otra. Mis encuestados también quieren que sepan que una erección no es un buen indicador de que tengan ganas. A veces surge involuntariamente así tengan la cabeza puesta en otra cosa.

No tenemos nada en común

¿Será que somos tan distintos? Cierto. Así las diferencias se acorten, así algunas de nosotras insistamos en suplantarlos a ellos en todas sus funciones, la realidad es que aunque ambos somos del mismo planeta, hay maravillosas diferencias entre ambos sexos. Diferencias que, si queremos tener sanas relaciones de pareja, debemos aprender a celebrar y no a luchar en contra de ellas.

Mis encuestados afirmaron además, que si bien es cierto que admiten que las mujeres hemos evolucionado tanto que ya podemos hacer todo lo mismo que ellos, las mujeres que a ellos les llaman la atención, es decir, con las que se animan a formar hogares, son con las que no se molestan en recordárselo, sino las que aprenden a convivir en vez de competir.

Los hijos son tema de mujeres

Falso. Ahora más que nunca, cuando a nosotras las mujeres modernas cada vez nos interesa menos tener más de uno, ellos sí que están animados no sólo a tenerlos, sino a jugar un papel importante en la vida de sus retoños. Y, por supuesto no me refiero a TODOS los casos, pero en general, el hombre ha empezado a entender que su función en la crianza cobra cada vez mayor importancia y están aprendiendo a disfrutarlo. Sólo hay que darles un poco de tiempo para que se acostumbren a la idea, pues lo cierto también es que, aunque a muchos de ellos nunca se les ocurre tenerlos, una vez superada la fobia, las sorpresas en el tema de la paternidad suelen ser muy agradables.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar