Edificios prometen disminuir los efectos de terremotos

 

SANTIAGO.- El terremoto del pasado 27 de febrero dejó a cientos de personas sin hogar. En ese entonces la ministra de Vivienda Patricia Poblete aseguró que un millón y medio de viviendas sufrieron algún tipo de daño, siendo la región del Maule la más afectada.

Cabe recordar que el Ministerio de Hacienda cifró los daños, tanto del sector público como privado, en 24,741 millones de dólares, lo que incluye remoción de escombros y reconstrucción de inmuebles.

El terremoto de 8,8 grados en la escala de Ritcher, removió diversos edificios en el centro, dejando en evidencia graves fallas. El palacio de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional y diversas iglesias, fueron sólo algunos de los más afectados por el terremoto. A lo anterior, se suma un factor preocupante, ya que en el centro de la capital no sólo hay edificios de oficinas o monumentos, sino no que cientos de personas viven en dicho lugar.

A 12 meses de la catástrofe, el gobierno entregó el día 22 de este mes, un balance de reconstrucción, en donde queda claro que todavía queda mucho camino por recorrer, antes de volver a levantar todas las construcciones que quedaron dañadas. Si bien, algunas cifras son alentadoras otras no tanto, por ejemplo, hasta la fecha 74.000 obras ya se encuentran en ejecución o han sido entregadas, pero todavía quedan 85.000 subsidios por entregar en los próximos tres años de gobierno. Siendo el 2011 el año en que se tienen que terminar de entregar el 90 por ciento de las viviendas que faltan.

Existe en el país, un constante ambiente de preocupación por las réplicas que se han suscitado, y el inminente terremoto, que muchos afirman, vendrá en cualquier momento. Por lo que las personas están buscando viviendas sólidas y de buena calidad de aseguren la protección de las personas y sus viviendas.

La proliferación de edificios en el centro, ha aumentado considerablemente en el último tiempo, ya que la ubicación ofrece grandes beneficios de traslado, como el metro, lo que facilita el transporte y la calidad de vida de las personas, por lo que mucha gente se ha trasladado a esa zona de la capital. Sin embargo, la preocupación por vivir en departamentos altos, es un tema que complica a muchos que sufrieron malas experiencias el 27 de febrero del año pasado.

Para quienes viven pensando en que puede volver a ocurrir otro movimiento telúrico, como han pronosticado los expertos, llegó una solución que podría cambiar el rumbo de la arquitectura en nuestro país: los disipadores sísmicos. Ese es el nombre que recibe la nueva tecnología antisísmica para departamentos, que pretende revolucionar el mercado, siendo la Inmobiliaria Aconcagua, la pionera en traer a Chile, este sistema en edificios de vivienda.

Después del terremoto, dicha empresa realizó un balance de los daños en sus edificios ubicados en el centro, y constató que gracias a la buena calidad de su edificación, estos no resultaron perjudicados. Notaron a demás, que la preocupación por el tema sísmico era muy importante para los capitalinos, por lo que en un esfuerzo por aumentar la seguridad y disminuir los riesgos de eventualidades, trajeron unos Disipadores Sísmicos AMS (amortiguadores de masa sintonizada).

El jefe de producto de la Inmobiliaria Aconcagua Francisco Bopp, cuenta que dicha tecnología fue incorporada a uno de sus edificios ubicado en Agustinas 1628, tiene por objetivo disminuir considerablemente el movimiento al momento de un terremoto. Bopp explica que cuando comienza algún temblor o terremoto, este nuevo sistema “se sintoniza con el movimiento, por lo que cuando el edificio va hacia la derecha, esta masa se mueve más hacia la derecha, es de esa forma que cuando el edificio hace el movimiento hacia el lado contrario, se neutraliza el balanceo, haciéndolo menor”.

Las estructuras de hormigón rellenas de acero, se encuentran ubicadas en la azotea del edificio, sobre discos con aisladores, que están en cima de una especie de resortes, que hacen las veces de patines, por lo que cuando tiembla, se mueven, aminorando el movimiento.

“Al proyecto le ha ido muy bien, mucha gente quiere comprarlos, porque saben que el edificio tiene esta tecnología. Somos los primeros en entregar un edificio con esto, por lo que la mayoría de la gente llega atraído por la seguridad y protección que entregamos”, agrega Bopp

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar